• George Mora

Ningufoneo


Desgraciadamente es lo primero que miramos al despertarnos y lo último antes de irnos a dormir, somos adictos a los teléfonos celulares y sentimos una ansiedad si están fuera de nuestro alcance.


Es necesario hacer conciencia de esto y poner de nuestra parte para empezar a poner límites, ya que es un tema complejo pues se trata de una adicción cada vez más generalizada.


Es muy desagradable estar hablando con alguien que le presta más atención al celular que a lo que están platicando. El término para definir esto se llama phubbing, que viene de phone (teléfono) y snubbing (ignorar), o podemos hablar de ningufoneo, tal como lo recomienda traducirlo la fundación del Español (Fundéu).


Investigaciones han revelado que esta práctica puede ser muy dañina, sobre todo si sucede con frecuencia, afecta principalmente en las parejas, pero también de manera significativamente en las familias y las amistades.


El ningufoneo tiene la capacidad de poner distancia entre las personas y no permite un espacio de proximidad afectiva.


Para evitar ser una persona maleducada en este sentido, recuerda que la persona o personas con las que estas conviviendo tienen más derecho de atención que algún mensaje, correo o llamada recibidos en un móvil.


No pongamos el mundo virtual como prioritario, ante la realidad tangible que tenemos ante nosotros.


Demos un uso más racional, empático, respetuoso y consciente a nuestro teléfono porque estamos deshumanizando las relaciones y afectando nuestro entorno afectivo y social.

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo