• Psicóloga Dalia Villasana

Padres violentos (Maltrato infantil)


La violencia intrafamiliar es algo terrible que ocasiona un daño muy importante en quien la vive.


Sin embargo, los niños son quienes llevan la peor parte, causándoles patrones de conducta que los afectaran de por vida de diversas maneras.


La violencia puede darse de muchas formas, a nivel físico, que es la que más se identifica y es fácil de comprobar, pero existe otros tipos, como es la psicológica, el abuso sexual y la negligencia.


Se habla de negligencia cuando no se cubren las necesidades principales de los niños, tanto físicas como emocionales como son: (alimentación, vestido, higiene, protección, educación, cuidados médicos, seguridad, supervisión, contención emocional y afectiva)


Existen muchas razones, para el maltrato y la negligencia, pudiendo generarla alguno o la combinación de varios factores individuales y sociales.


- El ser padre o madre solteros

- Ser demasiado jóvenes

- Sentir que es demasiada responsabilidad

- No contar con recursos económicos

- Familias numerosas

- Tener problemas con alcohol o drogas

- Sufrir algún trastorno psicológico

- Contar con pocas habilidades para manejar el estrés, e

- Incluso, la limitación de la capacidad intelectual



Pero la más importante y frecuente, es que a menudo son conductas aprendidas, en donde los padres fueron golpeados cuando eran pequeños o criados de forma poco compasiva, siendo conductas que tienden a imitarse, de generación en generación y que se justifican como una forma de educar a los hijos.

Aunque es un tema difícil, desgraciadamente también es muy frecuente, y aunque es difícil de entender que algunas personas quieran a sus hijos y abusen de ellos de diferentes maneras, es importante identificar que algunos padres son incapaces de detectar las necesidades de sus hijos, o en algunos casos consideran sus necesidades más importantes que las del menor, ya que se encuentran abrumados por sus propios problemas.

Resulta relevante destacar que en ocasiones la familia o la pareja no está de acuerdo en la forma de tratar a los hijos, pero no hace nada para impedirlo y permite que se siga ejerciendo violencia, por evitarse conflictos o pensar que es la forma de educarlos.


Sin embargo, es muy importante si se conoce o se sospecha de negligencia o maltrato infantil, se denuncie de inmediato y en caso de ser alguien cercano o familiar, hablar con la persona y pedirle que busque ayuda profesional o buscar ayuda para frenar el maltrato.


No formemos parte de esto, he escuchado a personas que justifican comportamientos de alguien cercano.


“No me gusta cómo trata a sus hijas, pero es su padre y dice que así es como ellas va a aprender”

“No estaba de acuerdo en ver a mi yerno golpear a mi nieto, pero es su hijo, yo que puedo hacer, sólo dos veces lo dejó todo marcado y con heridas, porque le pegó muy fuerte con el cinturón”

“Mi vecina les pega muy feo a sus hijos, yo sólo escucho los golpes y los gritos de los niños, pero para que me meto en problemas”


No permitamos que esto siga sucediendo.

61 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Victimismo

Solitud