• Psicóloga Dalia Villasana

No intercambies tu autenticidad.


El pertenecer a un grupo social forma parte de nuestra naturaleza humana, lo que nos hace sentirnos seguros. La sociabilización y la convivencia es de hecho una parte importante del aprendizaje de toda persona.


El deseo de agradar a los demás y buscar su aprobación se da muy fuertemente en la infancia, adolescencia y juventud, lo que da un fuerte sentido de pertenencia, aunque siempre está presente a lo largo de nuestra vida.


No obstante, cuando esta actitud se exagera y constantemente se busca la aprobación de los demás, para encajar y ser aceptado, se genera un desgaste que genera mucho estrés y puede llevarnos poco a poco y casi sin darnos cuenta a anularnos como individuos, a olvidar nuestras propias necesidades.


Es indispensable entender que no se puede controlar lo que los demás piensen de ti, caer bien y gustar a todos.

No malgastes tu energía y mejor invierte tiempo en agradarte a ti, respetarte tal cual eres, valorar tus talentos y cualidades, y aceptar tus defectos, festeja tus logros por pequeños que sean, incluso, si los demás no lo hacen.


Empero, si te cuesta trabajo salir de ese lugar, busca ayuda.

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo