• Psicóloga Dalia Villasana

Cuento Sana y danza


Una joven de la tribu se dirigió a la anciana y le dijo:

- No participaré más en el grupo.

La anciana respondió:

- Pero, ¿por qué?

La joven respondió:

- Veo a mi hermana que habla mal de otra; un grupito que vive hablando y no apoya, personas que durante la danza pareciera que tratan de lucirse en lugar de mirar el árbol y tantas otras cosas malas que veo...

La anciana le respondió:

- Muy bien, pero antes de irte, quiero que me hagas un favor: toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por el círculo sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir del grupo.

Y la joven pensó: ¡Muy fácil!

Y dio las tres vueltas como le pidió la anciana.

Cuando terminó dijo:

- Hecho!

Y la anciana le preguntó:

- Cuando estabas dando vueltas, ¿viste a alguna hermana hablar mal de otra?

La respuesta fue: No.

¿Viste a las danzantes quejarse entre sí?

- No.

¿Viste a alguien que no estuviera apoyando?

- No.

- ¿Sabes por qué? Le preguntó. - Estabas concentrada en el vaso para no tirar el agua.

Lo mismo es en nuestro grupo y en la vida. Cuando nuestro enfoque sean nuestros pasos, nuestro rezo y nuestra evolución, no tendremos tiempo de ver los errores de las demás.

Quien sale de un círculo por causa de otra persona, nunca entró a danzar, a sanar, a rezar, a orar por la humanidad.

Quien se fija en las demás, nunca entró con el fin de honrar a sus ancestros, nunca entró para su propia evolución, de encontrar en la danza su verdadero espíritu, de servir a la comunidad.

Libérate del prejuicio, de la opinión de las demás, de fijarte en las demás.



Este cuento nos muestra la tentación de juzgar a los demás antes que a nosotros mismos, y claro que la mayoría lo hemos hecho en incontables ocasiones.

Cuando algo así te suceda y te des cuenta que te está molestando la actitud o comportamiento de alguien más, para y analiza porque te sientes así y probablemente te des cuenta, que hay algo en ti de esa persona que tiene que ver contigo, y eso te ayudará a dejar de hacerlo, a conocerte interiormente y a crecer.

Intenta centrar la atención en ti y no en los demás y te darás cuenta que poco a poco vas rompiendo con ese hábito.

131 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo