• Psic├│loga Dalia Villasana

APRENDE A DECIR NO Ôťő­čĆŻ


Aunque parece muy fácil, es realmente una situación muy compleja, sobre todo en el caso de las mujeres donde se nos educa para estar al servicio de los demás y más de la familia, al punto de olvidar nuestras propias necesidades.


Muchas veces nos sentimos sobresaturadas de resolver los problemas de los demás, sin ocuparnos de los nuestros, hay que tener claro que una cosa es ayudar y otra muy diferente tomar las responsabilidades de los otros.


Es cierto, que no siempre es fácil mantener una distancia emocional, sobre todo si es alguien de nuestra familia, o alguien cercano y que queremos mucho.


Aunque lo tenemos claro, hay algo dentro de nuestras creencias, en nuestro inconsciente que cuando no lo hacemos, nos sentimos mal, as├ş que hay que estar muy atentas, identificarlo y de esta manera actuaremos con mayor asertividad y dejaremos de llevar cargas ajenas.


La peor parte es que si le resolvemos los problemas a los demás, lo estamos perjudicando de alguna manera, ya que estamos frenando su desarrollo y crecimiento.


Hay que aprender a no meternos en decisiones y vidas ajenas Aprender a no caer en el chantaje emocional de otros No permitir que te culpen de la responsabilidad de otros

Finalmente, hay que confiar en que las personas tienen las herramientas necesarias para resolver su vida.

Entradas Recientes

Ver todo