• Psicóloga Dalia Villasana

Alto a la violencia psicológica o emocional contra las mujeres.


Hoy se celebra el día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.


Y por lo mismo, quisiera hablar de la violencia invisible, esa que no se puede ver, pero que hace igual o más daño que los otros tipos de violencia, la razón: es una de las modalidades más generalizada, siendo además una de las más constantes, efectivas y frecuentes en nuestra sociedad. Asimismo, como no hay huellas visibles, es difícil de demostrar.


La violencia psicológica, puede tomar formas tan sutiles, que en muchos casos no son percibidas por las mujeres, pero lo que se busca es asegurar el control y el comportamiento, a través de la dependencia, miedo y coerción.


Es una forma encubierta de agresión, que busca disminuir o eliminar los recursos internos que la persona posee para hacer frente a sus situaciones de vida cotidiana, llevándola a que se desvalorice, viva una pérdida de dignidad, seguridad y confianza en sí misma, terminando en la mayoría de los casos sometiéndose a la violencia, no actuando de manera asertiva ante la situación y perdiendo poco a poco terreno frente a su agresor.


Habitualmente va haciéndose más intensa con el tiempo y por los efectos psicológicos que provoca, va generando que la persona no se defienda e incluso no identifique el problema.


Lo más preocupante y triste es que casi en la mitad de los casos, esta violencia es ejercida por la pareja o el esposo.


Este tipo de violencia contra las mujeres, se da cuando hay humillación, negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, devaluación, marginación, infidelidad, rechazo, hostigamiento, acoso, restricción, manipulación, aislamiento, explotación, chantaje, intimidación, sometimiento, descrédito, menosprecio, amenaza, insultos, comparaciones descalificadoras, gritos, control de la imagen, moralización, indiferencia y un largo etcétera, lo que conlleva a fuertes daños emocionales que perjudican seriamente el desarrollo personal.


Comúnmente, la violencia emocional va acompañada de otros tipos de violencia, lo que se traduce en una situación de mayor vulnerabilidad.


Es muy importante identificarla para poder erradicarla y no porque no se vea, se piense que es menor.


La violencia contra las mujeres, es un acto sexista, todos los tipos de agresión, ya sea psicológica, física, económica, sexual, patrimonial, laboral, son consecuencia de leyes y prácticas, que requieren de manera urgente una solución para obtener la igualdad real entre las personas.


Luchemos, por una vida libre de violencia y si te encuentras en una situación así, no te quedes callada, pide ayuda.

Entradas Recientes

Ver todo